Mitos y Leyendas 3

El Muki o “Guardián de Tesoros”

Los trabajadores mineros tienen la certeza creencia que existe un guardián que cuida los minerales a quien llaman “El Muki” y que solo ellos pueden verlo.

Cierto día, dos mineros laboraban concentrados en su quehacer, cuando de pronto, por el costado de uno de ellos, paso un sujeto pequeñísimo de color verde. El hombre, asombrado comunico a su compañero hasta que lograron ver que el diminuto individuo desapareció en un pequeño orificio.

Al comunicar a su compañeros, dijeron que el muki guarda celosamente su tesoro y puede sucederle algún daño a la persona que descubre su escondite, solo hay una forma de evitar el susto: miccionar y lavarse la cara con el mismo liquido.

Juntos fuero a dinamitar el lugar donde se escondió el muki y hallaron una porción de oro fino.

Cuentan que el muki trabajaba incansablemente en la noche, tallando la roca, arrancando chispas a los muros y moviendo las vetas a su antojo.

La hora de salida de los mineros es a las 6AM,12M ,6PM.12PM., No deben salir fuera de ese horario, pues de lo contrario, el muki cubre la puerta con una enorme roca y no hay salida hasta el próximo horario.

El sacrificio en la mina

Cierta ocasión, un encargado de la mina había hecho un pacto con el diablo, este le ofrecía abundantes minerales, a cambio de que cada año se sacrificara a un trabajador.

Cumplido el tiempo, a medianoche, dentro de la mina, todos degustaron de un banquete con abundante licor y la persona que iba a ser sacrificada la embriagaron, de tal modo, perdió el conocimiento, y  todos los demás salieron del túnel. Es así como el demonio se llevo el alma de esa persona.

Se cree también que quien sueñe teniendo relaciones sexuales con tres damas hermosas será el próximo sacrificado.

La Mujer Perfecta

Los pobladores del pueblo joven Santa Rosa cuentan que en su zona habían llegado tres hermanas jóvenes y hermosas, pero de entre las tres la más bella era la hermana mayor.

Una tarde, “la mujer perfecta” como la llamaban salió con un traje escotado que provocaba la atención de un grupo de varones, y al verla salir de su casa fueron tras de ella(era un encanto). La joven avanzaba hacia el cerro seguida de los muchachos. De pronto uno de ellos, reacciono y quedándose en la punta del cerro y vio como la seguían.

La mujer se detuvo en un arenal que está entre los cerros de Santa Rosa y las Lomas, cuando de pronto apareció una laguna, ella se puso al medio y bailaba desnudándose lentamente a la vista de todos que aplaudían alrededor y no quitaban la mirada de su escultural cuerpo. La mujer empezó a besarlos uno a uno. En enseguida se sumergió sobre el agua y salió un monstruo que termino por matar hasta el último muchacho.

El hombre que miro todo esto quedo atónito, tan sorprendido que tardo años en recuperarse de la impresión.

El cuarto de los castigos

Cuentan la tradición maleña que la historia del cuarto de los castigos se dio en la época colonial, cuando los esclavos eran sometidos a trabajos forzados por los españoles.

En la antigua desmotadora de la Rinconada existe un túnel que conecta con el poco conocido “cuarto de los castigos”. Este queda en una casona donde hay ocho cuartos y en uno de ellos es donde los conquistadores castigaban a los esclavos que se rebelaban: que no querían trabajar por cansancio y aquellas que trataban de escaparse.

En este lugar, los encerraban, los amarraban de los brazos y azotaban; si su rebeldía persistía lo dejaban hasta los últimos días de su vida; de lo contrario, los hacían descansar unas horas y tenían que regresar  a su puesto de trabajo.

Por temor a que aquel lugar se oiga cualquier tipo de ruidos extraños, tas la muerte de muchas personas, los propietarios del lugar han mandado bendecir esta habitación.

El Cristo Crucificado de la Rinconada

Cuentan que los españoles trajeron a Mala dos imágenes del “ Cristo Crucificado”; uno de ellos se lo llevo un hacendado a México y el otro, se quedo en la Rinconada.

A la espalda de la antigua desmontadora había un cuarto en el que guardaron el sagrado crucifijo de madera. Dícese que la gente venía devotamente de distintos lugares a venerarlo; Le colocaron arreglos florales, velas y rezaban mucho.

Un buen día, desde el atardecer se oían llantos lastimeros de una persona que aclamaba”! Sálvame, ayúdame!”. Al anochecer, el guardián oyó los mismos gemidos que ya le habían anticipado y corrió a ver de dónde venían esos llantos. Pronto descubrió que la voz venia de la propia imagen.

El guardián desesperado salió a buscar a los vecinos, avisándoles que era Cristo quien pedía ayuda. Cuando regresaron pudieron observar que la sala se estaba incendiando; inmediatamente auxiliaron la imagen, la cual milagrosamente pudo salir intacta.

La creencia es que el Señor quería que lo cambien de lugar, pues estaba en una sala escondida. Tiempo después lo colocaron en un altar y no se volvió a oír mas ningún quejido.

Hoy “El Cristo Crucificado” de la Rinconada es una de las imágenes de mayor veneración en nuestro distrito.

Los Duendes de San José del Monte

Pobladores de San José del Monte aseguraran haber visto a muy alta horas de la noche a un hombrecito de baja estatura de apariencia espantosa, con sombrero y cargando una bolsita repleta de monedas de oro que posea juguetonamente entre matorrales.

Cuentan la historia popular, que si se transita por las chacras a partir de las nueve de la noche se oyen ruidos, y no se trata más que del duende que corretea entre las ramas de las plantas de San José del Monte.

Toponimia del Anexo Pampa Dolores

A escasos kilómetros de bujama encontramos el anexo Pampa Dolores.

Antiguamente esta zona pertenecía a la Hacienda “El Salitre” de propiedad de la familia Los Heros, y llamábase “El Huarangal” por la cantidad de huarangos que crecía en este lugar(el algarrobo que comúnmente se le conoce como huarango)

Era un espacio bañado por el canal de “bujama”. Aquí traían  a hacer beber y comer pastos a su animales los ganaderos; posteriormente quemaron estas plantas y tras la reforma agraria cambio de nombre por Pampa Dolores”

El cadáver

Pobladores de la comunidad campesina de Mala, San Marcos de la Aguada, cuentan que antiguamente (donde actualmente está ubicada la losa deportiva), había un montículo de tierra, aparecido a un cerro a un cerro pequeño y que a altas horas de la noche, en el medio de dicho prominencia, se paraba un hombre, al que solo distinguían de lejos, mas, de cerca no se veía nada, atemorizando a la población.

Cierto día un poblador observo que era un vecino quien salió de su casa todas las noches y se paraba allí, pero esta casa era algo misteriosa; se oían  ruidos por las mañanas y nadie conocía al propietario. Entonces decidió ir a buscarlo, ante una insistente tercera llamada, observo que la puerta estaba sostenida por un grueso tronco, sin hacer ruido, la saco e ingreso al recinto.

Al entrar, descubrió una sala vacía, más adentro una cama y al costado un ataúd: era un cadáver tapado con una frazada.

El hombre salió desesperado, pensando que allí se había cometido un crimen. Ya que en ese no había movilidad inmediata como la hay ahora, corrió a Mala en busca de un medico, pero este le dijo que iría en la tarde.

Cuando regreso a la casa misteriosa, el cuero no estaba. ante el impacto, opto por salir del lugar, pero delante de él apareció “ el cadáver” y le dijo:”No pudiste haberme visto”.

Esta tarde, llego el médico y hallo dos muertos: uno sobre la cama. Y el otro, en el ataúd, ensangrentado ¿Qué pudo haber sucedido allí?, nadie se explica; lo cierto es que la única persona que vio “el cadáver” había fallecido.

El gentío llego de un momento a otro, en seguida los llevaron para realizar la autopsia. A media noche “el cadáver” ya no estaba. Desapareció misteriosamente.

Desde entonces, los pobladores refieren que no han vuelto a ver a aquel individuo.

Ir arriba

Web Amigas

Contenido Interesante

 EL GRUPO DEL MOMENTO TALENTO PERUANO

JUEGA,CHATEA,VIDEOS Y MAS CATEGORIA

CINE SERIES 

Y MUCHO MAS...

PROGRAMAS   SERIALES  EXTRA CONTENIDO

EL MUNDO TUTORIAL, TUTORIALES DE TUS PROGRAMAS FAVORITOS

CODIGO HI5 MY SPACE Y MAS PARA TU WEB

Google
Plantillas web