PERIODO COLONIAL

Al producirse la conquista española, encontramos una primera referencia, que indica que “cuando llegaron los españoles, sabemos que era Guaraya quien figuraba en el cargo de  gobernador de Huarco y Lincoto en el vecino Valle de Mala. Ellos, según se desprende de la “Relación de Estete”, fueron a Pachacámac a ofrecer sus presentes a Hernando Pizarro y sus huestes en 1533. (“Historia General de los Peruanos” Federico Kauffman Doig – Pag. 452.)Luego registra la Historia, la entrevista que, el 13 de Noviembre de 1537, sostuvieron en Mala los conquistadores  Francisco Pizarro y Diego de Almagro en el lugar denominado “Puente Reyes”, convocados por Don Francisco de Bobadilla, Provincial de la Orden de los Mercedarios, con el fin de buscar un arreglo a la posesión del Cuzco, que dio origen a la primera Guerra Civil entre los  conquistadores. Este hecho lo menciona William Prescott  en su “Historia de la Conquista del Perú” (Pag383), citando las Crónicas de Antonio de Herrera y  de Pedro Pizarro. El hecho lo refiere también el Padre Rubén Vargas Ugarte en  el Tomo I  de su Historia General de los Peruanos” (Págs. 124-125), citando la Crónica que sobre la Guerra de Salinas escribió  Cieza de León.Lo que es hoy la Provincia de Cañete, fue sujeta en 1536 a la organización de las “Encomiendas”, siendo los partidarios de Pizarro los primeros favorecidos con este sistema de reparto de tierras e indígenas. Uno de ellos fue Don Pedro de Alconchel, llamado “El Trompeta”, quien recibió la Encomienda de Chilca y Mala. En estos pueblos se establecieron los Tambos, por mandato Virreynalicio, para brindar sustento y posada a transeuntes y tropas, con alimentos y pastos principalmente. Estuvo el Tambo de Mala  a cargo de Pedro de Alconchel y de su esposa  Doña María de Aliaga.Otros beneficiarios del reparto de tierras en Mala, al inicio  de la conquista española, fueron Guillermo Lumbreras, Pedro Navarro, Juan de Bedoya y Diego Figueroa. “También recibieron tierras los aborígenes de San Marcos de la Aguada”, con su primer Jefe llamado Chapayco, Comunidad que fue reconocida, ya durante la República, el 2 de Septiembre de 1931.Hacia el año 1600, se inicia la configuración de la Hacienda en la Costa peruana y por lo tanto en Mala, como unidades de producción del sistema feudal. Las haciendas del Siglo XVII, no nacen propiamente del sistema “de encomiendas, sino, hasta cierto punto, en oposición a estas”. La primera hacienda que surge en Mala, fue la denominada “El Señor de la Escala”, cuyo primer propietario fue el Dominico Alonso Hernández de la Cueva. Surge luego la hacienda Chuquipampa, que sería luego la hacienda San José del Monte. En el mismo Siglo XVII, aparecen otras grandes propiedades, como la hacienda “El Salitre”.En cuanto a organización administrativa, el Virrey García de Castro, establecido el régimen Virreynal en 1569, creó el  Corregimiento de Cañete, que comprendía los Curatos de Lurin, Ascensión de Chilca, San Pedro de Coayllo (Mala , Calango, Aimaraes), Pueblo viejo, San Vicente Mártir, Runahuanac y Chincha. El 28 de Enero de 1782, los Corregimientos, por disposición del Virrey don Agustín de Jáuregui, se convirtieron en Intendencias y estas en Partidos y Sub-Delegaciones. En el Siglo XVIII, Coayllo comprendía dieciocho (18) pagos, entre los que se encontraba Mala. A fines de este Siglo, Coayllo va a sufrir una gran sequía, hecho que provocó  que, el poder político y administrativo se concentrara en Mala. Al constituirse la Intendencia de Lima, años más  tarde, Cañete quedó integrada a ella como Partido o Sub-Delegación, integrado a su vez por los curatos o parroquias, uno de las cuales era Mala.